"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


jueves, 26 de mayo de 2011

Cómo ser renacentista y almodovariana

La dama del armiño de Leonardo Da Vinci viene a Madrid el lunes, en avión militar, y acompañada de doce personas, como si se tratase de una jefa de estado o de Pé que también viaja con mogollón de gente en su jet privado.

La dama es la joya de la exposición de La Fundación Banco Santander y Acción Cultural Española (ACE), La edad de oro de Polonia. Tesoros de las colecciones polacas s. XV - s. XVIII en las Salas Génova del Palacio Real de Madrid. Del 03.06.2011 al 04.09.2011




Ella es Cecilia Gallerani, la amante de duque Ludovico El Moro, alias el armiño, de ahí el bicho que la dama sostiene en su regazo.

Este cuadro se perdió después de morir la Gallerani y apareció de súbito en el siglo XIX, como aparecen estas cosas mangadas. Fue entonces cuando se lo agenció la familia Czartoryski, una familia con un gustazo tremendo para esto del coleccionismo.

Pero Cecilia no es de estar mucho tiempo en el mismo sitio. En cuanto llegaron las tropas del zar conoció un exilio bohemio y chic en París, en el hotel Lambert, con la guerra francoprusiana regresó a Polonia tan formalita que se metió en el museo de Cracovia hasta que los nazis aparecieron por allí para aguarle la fiesta, después vinieron los clásicos intentos de agresión de lunáticos y finalmente, su vida de estrella de cine de promos por distintos museos. Después de Madrid, irá a Berlín y de Berlín a Londres... Luego, se tomará un descanso de quince años... Las damas renacentistas pueden.

En fin, una vida de chica renacentista y almodovariana viajando de aquí para allá y evitando el asalto de majaras de todo pelaje siempre al borde del ataque de nervios.

Pero esto mejor lo canta Sabina:



1 comentario:

  1. Jajajajajaja

    Fantástica entrada Gema!

    El bicho ese da grimilla, pero ella es divina. No me importaria hacer cola por la Ce pero ni se me ocurre por la Pe.

    Besos

    ResponderEliminar