"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


jueves, 7 de julio de 2011

¿Cómo se llama la fobia a los contestadores automáticos?

Porque la tengo.

El contestador automático saca lo peor de mí, y más cuando sé que el interlocutor está ahí, que puede coger la llamada y no la coge porque se descentra, porque no le vienes bien en ese momento. Y como no tiene tiempo para ti, decide dejarte sola ante el silencio de una grabación con tu ansiedad, tu angustia, tu frustración y tu deseperación.
Entonces, suena la señal y sale todo eso, desbocado, desfragmentado, inconexo...

Los contestadores son un invento del maligno...

Almodóvar le dio un papel protagonista en Mujeres al Borde de un ataque de nervios...



"Mujeres" capta la verdadera esencia del contestador: un invento diabólico que impide la comunicación más que facilitarla...




Almodóvar cuenta que pidió que le fabricaran un contestador especial para la peli, una especie de monstruo con un montón de luces, pero al final no lo consiguió.






Tampoco hizo falta, todos los contestadores son monstruosos por definición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario