"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


jueves, 11 de agosto de 2011

La baronesa y el cardenal

Tita y Rouco inauguraron hoy la exposición "Encuentros", sobre escenas de la vida de Jesús, organizada con motivo de la JMJ en el Thyssen.

La muestra se compone de nueve obras de pintores del siglo XIV al XVIII, entre los que destacan Durero, Duccio di Buoninsegna o Giovanni Paolo Panini...

Pero hoy el encuentro más esperado era el de la baronesa y el cardenal, sobre todo este momento de la reverencia:


Algunos se han tomado este gesto como la expiación definitiva de los pecados de juventud de la baronesa...

A mí, sin embargo, me ha parecido que la Thyssen ha salido al encuentro de monseñor más Tita que nunca.  Asumiendo su pasado con dignidad regia. Sin nada que expiar. Sin renunciar a nada. De ahí el blanco de su atuendo, sus alegres zapatitos de pulsera y, aunque lo esconda, nosotros sí que lo vemos, su chanelito vivo-la-vida-como-me-da-la-gana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario