"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


miércoles, 24 de agosto de 2011

Los que nunca descansan

Bajas a la playa con la noble intención de leer y como hace muchísimo calor y una humedad propia de manglar caribeño, te quedas frita a la de tres.

Pero poco dura la alegría en la silla playera de la veraneante porque siempre están ellos. Los que nunca descansan:

Si no aparecen unos con el tiki-tiki de las palas:


Vendrán los niños, millones de niños, que te chapotearán, te tirarán arena, te confundirán con su abuelita....



Y las abuelitas que se lo cuentan todo-todo justo a quince centímetros de ti.



Eso en un día bueno, lo normal es que se presenten todos juntos.

1 comentario:

  1. Estoy tan, tan, cansada que "estivacionaria" los tres meses de verano pese a toda la fauna playil.

    Besos

    ResponderEliminar