"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


jueves, 25 de agosto de 2011

Pandero gordo


Por las noches, cuando salimos a pasear, hay unos chicos gitanos en el puerto componiendo canciones. Ninguna es gran cosa, pero hay una que ha calado hondo, pero jondo, en el pueblo es: pandero gordo, pandero gordo, mueve tu pandero gordo.

Qué le vamos a hacer. El Lorca del siglo XXI no frecuenta estos lares y Camarón y Tomatito tampoco porque tristemente no andan muy sobrados de arte pal flamenquito.

Sin embargo, lo sociológicamente interesante de los Pandero Gordo-Pandero Gordo son las reacciones de los viadantes, sobre todo las chicas que ajenas a que es una composición sobre la que llevan trabajando desde junio, se lo toman como algo personal y comienzan a andar más deprisa, escondidas detrás de sus amigas, sus madres o las papeleras, para huir de esos cantos a sus panderos.

Es rara la que no se da por aludida.

Solo las guiris pasean por allí felices, tocando palmas y bailoteando, al son del tran-tran-tran. Pandero Gordo- Pandero Gordo- Mueve tu pandero Gordo.

Ay si supieran lo que dice la letra...


No hay comentarios:

Publicar un comentario