"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


miércoles, 28 de diciembre de 2011

Me han llamado de prótesis Vitruvio

Ha sido esta mañana, me han dicho que ya podía ir a recoger la mía...



“De repente, lo extrañé todo. Las luces de Madrid, cada año más raras; los puestos de castañas; el turrón de Jijona del barato de Alipende; abrir piñones con un cuchillo del año de la pera que no corta; sepultar las figuritas del Belén con toneladas de pan rallado; las panderetas, y eso que no toco una pandereta desde que tenía ocho años, pero ahí estaba en Wall Street deseando escuchar una pandereta, y esos villancicos con niños de voces horribles acompañados de guitarras y bandurrias, concretamente ese villancico críptico donde los haya que dice: “Una pandereta suena, yo no sé por dónde irá. Sal mirandillo arandandillo, sal mirandillo arandanrña; las moquetas lilas del Corte Inglés; el “Chica-chica-compra-la-tanga-de-la-suerte del mercadillo de mi barrio; el autobús de la navidad; ir a ver el Cortylandia, y que antes de salir de casa que mi madre me diga: “Ganas tienes de salir con el frío que hace y la gente que habrá”; el veinticuatro por la mañana y que mi abuela me dé dinero para comprar más langostinos en Alcampo, porque con los que había comprado mi madre nos iba a faltar; la cena de Nochebuena y pelearnos mi hermana y yo por quién pone la mesa; quedar el veinticinco con mis amigas por la tarde en el Vips y luego ir al cine a ver una peli de Navidad cuanto más mala mejor; el día de los Santos Inocentes y llamar a mi casa para decirle a mi abuela que soy de Prótesis Vitruvio que ya puede venir a recoger la suya...".

EXTRACTO DE UNA NAVIDAD EN MANHATTAN.

Muchas gracias a Luzerna por hacerme sentir como la abuela de Susana. ¡¡Qué feliz me ha hecho la llamada de los Vitruvio!!


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ya se la he devuelto jejejeje. Ni se lo espera jejejeje... Mi risa es cada vez más diabólica...

    ResponderEliminar