"Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso." Honoré de Balzac


martes, 9 de octubre de 2012

Botas blancas con medias de color carne


Alucino cuando los escritores (malos, casi siempre suelen ser malos) reconocen que se conmueven hasta las lágrimas releyendo sus textos. Cuando aseguran que se emocionan con su propia obra, qué digo emocionan, que levitan y se quedan pegados al techo de puro gusto. También lo flipo cuando nos anuncian que la última obra maestra que están perpetrando -y de la que nos dan cumplida cuenta para nuestro horror-, avanza implacable como Atila. Ah, y también me da fatiguita cuando ya paren y nos juran que la criatura abisal, que sostienen en los brazos con embeleso, es la más bonita de toda su backlist. Caray.
Yo no puedo evitar sonrojarme cada vez que leo estas cosas. A mí es que me enseñaron que hablar bien de uno mismo era de mala educación, también es que soy muy vieja y en mis tiempos no existían los coaches ni el pensamiento positivo, será eso, pero sí, reconozco que no he conseguido liberarme de aquellas enseñanzas prusianas. Para mí el autobombo, el orgasmar con tus propios textos, es algo así como llevar botas blancas con medias de color carne.









Y ahora para apuntalar mi tesis, doy paso al amigo Confucio:



 "Nunca debemos hablar bien ni mal de nosotros mismos. Si hablamos bien no nos creerán, y si hablamos mal nos creerán fácilmente".



domingo, 30 de septiembre de 2012

Kaguya Gallery

Confieso que me habría gustado ser Kaguya Thyssen, por eso escribo novelas en las que a los protagonistas se les salen las obras de arte por las orejas.

Maksim tiene el sótano de Valdepinos como los peines del Prado y a mi último prota, un capitán de la Flota de Indias, entre otras maravillas, le acabo de colgar "La Virgen de los Navegantes" de Alejo Fernández. Ya sé que su sitio era la Casa de Contratación, pero mi capitán tiene en su casoplón de la collación de Santa María otra Virgen de los Navegantes o de los Mareantes, como se decía también, de Alejo Fernández. Y que nadie se atreva enmendarme la plana apelando al rigor histórico o a la verosimilitud, porque es lo que me dicta mi imaginación desbordante.





Menudo museo me estoy haciendo con las obras que cuelgan de los escenarios de mis novelas...

sábado, 1 de septiembre de 2012

Poner FIN

Hoy he puesto otro fin...

He terminado una novela y mis personajes ya pueden marcharse adónde quieran.

Ahora son ellos los que irán en busca de sus propios finales, felices o no.

El mío ya se lo he puesto. Y así los recordaré siempre.





jueves, 12 de julio de 2012

Así comienza



Amo tanto como amo amar y soy tan amada como amo ser amada.

El valle de los avasallados, Réjean Ducharme.


martes, 10 de julio de 2012

La fiesta de la realidad




Natalia que tiene 8 años ha compuesto nuestra canción...

Escribe de noche y a máquina.

Soy su fan.

viernes, 22 de junio de 2012

Necesito un almirante




Estoy maquinando. Tengo a un almirante de la Flota de Indias rondándome y todavía no le había puesto rostro hasta que me he topado con este... marinero tan inspirador.

Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.

jueves, 21 de junio de 2012

Quiero

Besos y libros...


Meme veraniego



La estupendísima de Lury Margud me lanza este meme de verano:

http://lurymargud.blogspot.com.es/2012/06/mi-meme-sea-lo-que-sea.html?spref=fb1.

Alla que voy. ¡¡Muchas gracias Lury por contar conmigo!!





1.¿Qué personaje literario, además de los vuestros, os hubiera gustado inventar?

Muchísimos. Del Quijote a la Cenicienta.









2. ¿Qué os gustaría despertar en aquellos que os leen?

Complicidad.


3. ¿Qué es lo que menos os gusta de la profesión de escritora de genero romántico?

Nada. Ya ves. Si hasta los desquicies aquellos aún los recordamos con cariño :-)


4. ¿Qué meta o techo tenéis en vuestra imaginación para vuestras carreras, y hasta donde llegaríais para conseguirlo?

Me gustaría escribir mejor cada día, llegaría hasta Fátima o Lourdes para lograrlo. ¡¡Sin duda!






5. ¿Cómo planificáis las historias?

Primero me documento, luego estructuro por capítulos y cada capítulo por escenas.


6. ¿Qué libro os hubiera gustado escribir de los ya escritos por otros autores?

Primer amor de Turguenev.






7. ¿Qué lleváis en el bolso? ( esto es puro cotilleo)

Es el bolso de Mary Poppins. Una pequeña farmacia, una pequeña papelería, una pequeña tienda de ultramarinos, una pequeña droguería... ¿Sigo?







8. Vuestras vacaciones ideales son...

Con amor.






9. ¿Qué biografía os gustaría escribir?
La de la princesa de Éboli, algún día la acabaré. Lo sé.







10. ¿Pensáis que a las autoras de romántica se las mira por encima del hombro?

No, porque somos muy altas.







Y ahora mis preguntas para las increíbles: Encarna Magín, Sonia Galdós Esquide, Lucía de Vicente y Elena Castillo.

Responded si sois tan amables, en vuestros blogs o aquí debajo si no tenéis blog.


1. ¿Cuál es la historia de amor de ficción que más te fascina?




2. ¿Cuál fue la primera novela romántica que leíste?




3. ¿En qué momento te das cuenta de que ya has terminado con la fase de la documentación y que debes pasar a la acción?




4. ¿Qué te cuesta más: arrancar o poner el punto final?




5. ¿Con qué personaje de ficción te gustaría perderte en una isla desierta?




6. ¿Serías capaz de escribir una fantasía erótica tipo las 50 Sombras de Grey en tres tomos?




7. ¿Cuánto hay de ti en tus personajes?




8. ¿De verdad que lo peor que pueden decir de una novela romántica es que es como una peli de Antena 3 a las cuatro de la tarde? Yo encuentro mucho más soporífero algunas etapas del Tour.




9. Ante una mala crítica... ¿Te quedas con su cara o pelillos a la mar?




10. ¿Quién es la primera persona que suele leer tus textos?





La pelota ya está en vuestro tejado, ahora os toca pasarla...





jueves, 10 de mayo de 2012

MEME primaveral





¡Estoy muy contenta! La genial Laura Nuño me ha nominado para participar en el MEME primaveral, un juego entre blogs de preguntas y respuestas para conocernos un poco mejor.

Estas son las preguntas que Laura me ha hecho... y mis respuestas.


1. Escribir: ¿Esquema riguroso, o un poco a la aventura?


Sigo un esquema siempre que luego no resulta del todo riguroso, pero lo sigo.

2. ¿Sois partidarias de incluir historias secundarias en las novelas?

Siempre, yo soy de: no-sin-mis-subtramas.

3. Un libro que nunca leeríais ni aunque os paguen.

Ninguno. Todos los textos tienen algo, hasta las etiquetas de los champús.




4. ¿Qué opinais del uso de tacos? (Esta pregunta me interesa especialmente)

Mmm. Coño. No sé. Joer...

5. Dentro del género romántico, ¿por cuál os decantáis?

Soy todoterreno. Me gustan todos.

6. Vuestra mejor arma es...

Una Desert Eagle calibre 45.




7. ¿Y vuestra debilidad?

Las grasas saturadas.




8. ¿Cuánta importancia le das al título?
Toda, por eso pido a los demás que me inventen los títulos de mis novelas.

 
9. ¿Cuál es el/la protagonista de novela mejor interpretado en la gran pantalla?
Philip Marlowe/Bogart.



10. Y hablando de la gran pantalla. ¿Lees primero el libro, o antes ves la película?
Como surja...

Y ahora, conforme a las reglas del MEME, mis nominadas son cuatro estupendas amigas con las que comparto el frenesí tecleador: Yolanda Quiralte, Luze Trotaversos, Ana Iturgaiz y Ana Fernández.
Queridas, os invito a participar en este juego... No pasa nada si no tenéis tiempo, pero si lo tenéis (venga, anda, por fa, por fa), y ateniéndonos a las reglas, debéis pensar en 10 preguntas para vuestr@s nominad@s.

Estas son mis diez preguntas para vosotras:

1. Para escribir ¿prefieres la noche o el día?
2. ¿Tu bolígrafo favorito?
3. ¿Qué libro te habría gustado escribir?
4. ¿Cuál es el último libro que no has podido terminar?
5. ¿Qué libro regalarías para pedir perdón?
6. ¿Cómo definirías el género romántico en tres o cuatro palabras?
7. ¿Cómo se llama el protagonista de tu próxima novela?
8. A la hora de elegir los nombres de tus protas... ¿utilizas nombres de personas de tu entorno o escoges nombres al azar?
9. ¿Crees en el amor a primera vista?
10. ¿Y en el amor para siempre?

Espero vuestras respuestas, muchas gracias por vuestra atención y paciencia.

Besoooooooooooooos,
Gema


sábado, 7 de abril de 2012

No te olvides de volver




Durante los 8 Días de Oro del Corte Inglés se regala una colección de relatos "La mirada del amor" por la compra de dos novelas románticas. Uno de esos relatos es "No te olvides de volver" la historia de amor de los padres de Josuf Benali, el protagonista de Pasión Bereber.



El relato comienza así...





Valladolid, septiembre de 1554


La marquesa de Gálvez acababa de irrumpir, luminosa y vital, como una mariposa en el despacho de doña Juana de Austria. La princesa, que en esos momentos escribía una carta a su hermano Felipe, dejó su pluma sobre la mesa adusta de nogal que presidía su despacho y, afable, invitó a sentarse a su dama de compañía favorita.
—¡Buenos días, princesa! —saludó Blanca Martínez de Albéniz, marquesa de Gálvez, haciendo una reverencia.
—Tengo asuntos muy importantes que tratar contigo, Blanca…
La princesa, sobria y elegante como siempre con su sayo alto de seda negra, sin escote, sobre el cuerpo y el verdugado, y una toca de crespón blanco que terminaba en punta, miró con seriedad a la marquesa.
—¿Qué clase de asuntos, señora? —preguntó con cierta preocupación la marquesa, que llevaba un alegre vestido de terciopelo azul con atavíos de raso amarillos y pequeñas formas de brocado en oro que contrastaban con el rigor del atuendo de la princesa.
Eran tan diferentes. La una parecía demorar el tiempo gracias a su serenidad y discreción, y la otra acelerarlo con su gracia y espontaneidad. Y, sin embargo, ambas energías unidas conferían un encanto especial a la desabrida estancia de paredes blancas con zócalos de azulejos de Talavera, puertas de marquetería y una triste decoración conformada por una gran mesa de nogal con patas terminadas en garra de león, dos muebles de gabinete, una cómoda antiquísima, un arca de taracea, una espineta, dos retratos de los reyes y unas cuantas sillas fraileras de respaldo alto y asiento cuadrado.
—Asuntos de Estado —respondió con rotundidad la princesa. Sabía que estaba a punto de pedirle a su querida amiga que hiciera una terrible renuncia, pero como ella bien tenía aprendido desde la cuna: el cumplimiento del deber estaba por encima de los afectos—. Te necesito para una importantísima misión…
—Sabéis que estoy al servicio de la Corona. Podéis contar conmigo para lo que queráis.
—Para todo lo que quiera… ¿estás segura, marquesa? —Los ojos grandes y azules de la princesa parecían más graves que nunca.
—Soy vuestra leal servidora. —Blanca hizo una inclinación de cabeza.
—Ya lo sé, mi querida Blanca —dijo la princesa tendiendo la mano que la marquesa le estrechó—, pero esto que te voy a pedir sé que es un tremendo sacrificio para ti.
—Estoy preparada para todo, señora. Sabéis que mi vida no ha sido fácil. Soy una mujer fuerte; sabré estar a la altura.
—Me temo que esto que te voy proponer va a ser más duro que el encierro al que te sometió tu madre… —El cabello rubio de doña Juana parecía más dorado que nunca a la luz de los rayos de septiembre que se filtraban por la ventana de su despacho. Era una mujer bella, no de una belleza sublime, como lo era su madre la emperatriz Isabel, cuyo retrato presidía el despacho, pero sí una belleza delicada y armoniosa con su tez blanca, su amplia frente, sus ojos garzos, su boca dulce y su porte majestuoso.
—Gracias a mi madre soy una mujer a la que ya nada podrá quebrar…
Cayetana de Rojas, condesa de Ambite, la madre de Blanca, había intentado arrebatarle hacía años parte de la herencia de su recién fallecido padre en beneficio de su único hermano Melchor. Blanca, que tan solo tenía trece años, se rebeló contra su madre y esta la castigó, la encerró en su palacio y la privó de todo hasta que gracias a la intermediación del emperador pudo refugiarse en el convento de monjas dominicas de San Pedro. Poco después Cayetana enfermó. Su hija quiso cuidarla pero la condesa no solo se negó sino que tampoco quiso verla cuando faltaban apenas unas horas para que expirase. Al final le dejó cien mil maravedises para alimentos y el resto de su fortuna pasó a manos de Melchor. Fue precisamente en el entierro de la condesa donde la princesa doña Juana le propuso a Blanca convertirse en su dama de compañía, labor que venía desempeñando desde entonces…
—Tendrías que abandonar la corte…
—¡Eso es fantástico! ¡Sabéis que deseo conocer las Indias! —exclamó entusiasmada echando hacia atrás las mangas con aberturas de su vestido por las que sacaba los brazos.
—No son las Indias.
—¿Flandes?
La princesa negó con la cabeza y luego añadió muy seria:
—La Berbería.
—¿La Berbería? —preguntó Blanca frunciendo el ceño—. ¿Y cuál es mi misión? ¿Ayudar a los redentores[1] de la Merced y de la Trinidad con el rescate de cautivos? —Blanca estaba tan ansiosa por experimentar nuevas emociones y aventuras que aunque su destino no fuera tan lejano como las Indias, la Berbería empezó a parecerle de lo más interesante.
—Casarte —replicó la princesa conteniendo la respiración.
—Pero ¿vos sabéis que yo no quiero casarme?
De repente todas las ilusiones de la princesa estallaron como una pompa de jabón en el aire...


[1] Los redentores eran religiosos de las órdenes de la Merced y la Trinidad, que rescataban cristianos cautivos de los sarracenos. 

© Gema Samaro, No te olvides de volver, en La mirada del amor.

jueves, 29 de marzo de 2012

Pasión Bereber: un adelanto

Hoy he recibido mi novela y me ha faltado tiempo para posar a lo madre orgullosa:






Os dejo un extracto de la novela también que me hace mucha ilusión:

...Brianda miró al esclavo y supo que ese hombre jamás claudicaría. Un esclavo que había tenido la osadía de presentarse en una casa como príncipe bereber jamás se sometería a nadie. Desde luego, era arriesgado tener en su casa a alguien capaz de proceder con tal término y libertad, pero, con todo, la duquesa no podía dejar de admirar a ese joven hambriento, sucio y agotado que, a pesar de su túnica mugrienta y sus babuchas rotas, derrochaba más dignidad y nobleza de la que nunca conocería su primo. Su instinto le decía que podía fiarse de él.

—¿Habláis mi lengua? —preguntó la duquesa al supuesto príncipe.

—A la perfección —respondió su primo.

—¿Os gustan los caballos? —preguntó la duquesa al esclavo, que no dejaba de mirarla de aquella forma tan escandalosa.

—Tiene un dominio total —contestó el marqués—. Le he visto someter a un caballo desatado por una hembra en celo, lo sabe todo sobre cascos y herrajes, es extremadamente minucioso con la limpieza…

—Amo a los caballos —interrumpió el esclavo.

—Eso es maravilloso, no necesito saber más —concluyó Brianda.

No necesitaba saber nada más, y necesitaba saberlo todo de ese joven alto, de fino talle, con la donosura de un príncipe poeta y la gallardía de un príncipe guerrero. Un esclavo de ojos verdes y piel bronceada por los días al sol en desiertos lejanos y en caminos polvorientos y fatigosos, demasiado conocidos. ¿Dónde lo habrían apresado? Tenía una E grabada a fuego sobre la mejilla, la marca que se hacía a los esclavos. ¿Cómo lo habría permitido? Tenía aspecto de ser hábil con la espada, rápido de reflejos, infalible, intuitivo, inteligente.

—Me alegro, prima, de que con eso os baste y os sobre —dijo el marqués—. Y ahora, esclavo, ya podéis retiraros.

—Yo solo obedezco a mi ama.

—¿Qué habéis dicho, descarado? —El marqués alzó una ceja.

—Primo, está bien. Me gusta —medió Brianda—. Con su respuesta acaba de demostrar lo sumamente modesto y obediente que es.

Josuf sonrió. A él también le gustaba esa mujer por todo lo inmodesta y desobediente que era. Se alegró de no haber aprovechado las muchas ocasiones que había tenido para escapar, sobre todo desde que el marqués le había comprado. Celebraba que el cansancio le hubiese vencido y que solo le apeteciera llegar a su destino como esclavo, conocer a esa ama que tanto detestaba el marqués, descansar, aunque fueran tres horas, en un camastro y llenar el estómago con algo más que moras y agua.

Fue lo más prudente, además. Ya había cometido demasiadas locuras, ahora tocaba ser cauto y esperar a que el mercader al que había entregado el billete con su paradero el día anterior llegara en breve a su reino y se lo entregara a su padre. En cuanto este recibiera noticias suyas, iba a faltarle tiempo para enviar a todos los hombres que se necesitaran para rescatarle. O no. Igual, conociendo su nuevo destino decidía dejarle un par de años sumido en la esclavitud, para que aprendiera, para que por fin sentara la cabeza y asumiera su destino.

 Entretanto, sería esclavo de esa joven y bella viuda de apariencia adusta, con su saya negra, pero en el fondo sensual y vital como las lentejuelas que sutilmente pespunteaban su vestido. Sería su siervo y su ángel custodio, aunque se hubiera comprometido con su primo a que sería sus ojos y sus oídos en la casa, a cambio de la libertad.

 Ese era el deshonroso pacto que se había visto obligado a sellar para poner fin a su fatigoso periplo de esclavo, y sobre todo para proteger a esa mujer que no conocía, pero que tenía la desdicha de tener un pariente dispuesto a quitárselo todo.

 Su misión como esclavo no podía ser más mezquina: descubrir algún secreto, alguna pasión inconfensable de la duquesa, con los que su primo pudiera chantajearla a su antojo hasta lograr retirarle la tutoría y la administración de sus estados.

Ni que decir tiene que, ya solo por el odio que despertaba en el marqués, el ser más despreciable que había conocido en su vida, y la proposición del pacto se había puesto del lado de la joven viuda; pero después de conocerla, aun de forma fugaz, aquella mujer le había captado para siempre con su fortaleza, su inteligencia, su generosidad, su amor por la libertad… y por las ganas que tenía de liberar sus cabellos color de miel de la redecilla de seda azul y plata en la que estaban recogidos.

Poco importaba ya quién había sido hasta ese instante, ya no tenía sentido lamentarse ni un día más de su suerte, ni reprocharse haber perdido la libertad por culpa de su ingenuidad, su impaciencia, su engreimiento y su desmesurada afición a la aventura y a las mujeres. Ahora era el esclavo de Brianda de Valdivia y por ella velaría hasta el último de sus días como siervo. Jamás haría nada que pudiera perjudicarla, al contrario, iba a hacer lo imposible para protegerla de cuantos quisieran hacerle daño. Así que no era mentira ni descaro afirmar que solo obedecería a su ama: era la pura verdad, la divisa de su nueva vida de esclavo.


© Gema Samaro, "Pasión Bereber".

domingo, 25 de marzo de 2012

El mundo es pañuelo

Es una de las tendencias de la primavera por culpa de D&G:




También de Pucci y Jil Sander... pero no tengo fotos...

Y ya hay clones por todos lados... como en H&M:



Stradivarius:




Mango:



 O Sfera:




Yo he caído por supuesto, como adicta a los pañuelos que soy, ya tengo mi vestido scarf print. Y reconozco que es una prenda que provoca el efecto magdalena de Proust, porque es ponérmelo y me retrotraigo de súbito a los tiempos prehistóricos en que me hacía a hurtadillas modelones espectaculares (que habría que verme, pero vamos, yo estaba convencida de que mis creaciones eran maravillosas) con los pañuelos historiados de mi abuela.

martes, 13 de marzo de 2012

Manderley y Pasión Bereber



Para mí es un grandísimo honor y una grandísima responsabilidad también que Manderley haya confiado en mí para ser la primera autora romántica española en incluir en su catálogo.

Le agradeceré eternamente la confianza y espero estar a la altura...

Que la fuerza nos acompañe...

jueves, 8 de marzo de 2012

Susana&Co según Lafoir, Mis Lecturas

Estoy de suerte porque si ayer era MLO, hoy es mi querida Lafoir la que me ha escrito esto sobre Susana, que cuelgo porque soy una vanidosa y me encanta que me digan cosas bonitas de Susana.

Las palabras de Laura son tan generosas y tan cariñosas que me emocionan muchísimo.

Soy muy afortunada por tener lectoras como ella, muchas gracias Laura por interiorizar a Susana!!!












Me ha gustado un montón Susana. Es cierto que en muchas novelas es frecuente empatizar con la heroína, pero es que con Susana no solamente empatizas sino que la interiorizas, jajaja eres tú misma. Me acuerdo de la frase atribuída a Flaubert: “Madame Bovary c’est moi”. Pues eso. Susana somos todas. Tan diferentes y tan iguales. Es curioso cuando te crees único y te ves reflejada en una novela pero con las grandes ideas (amores, ideas, etc.) sino en las pequeñas cosas (todavía no me he recuperado del shock de ver lo que hacía Susana en plan: “si ahora dice esto, viviré feliz con Pablo”. Yo lo hago pero en plan más chorra todavía jajaja). Bueno, y lo de los adjetivos inventados acabados en –il, –ero, etc. ni te cuento jajaja

Yo creo que decir que tu novela es chick-lit es como decir que una persona es un animal: es verdad, pero hay que explicar más para alcanzar a ver lo excepcional que tiene. Estamos acostumbradas a encontrarnos a chicas frívolas, a la moda, alocadas en cualquier novela chick-lit. Pero Susana va más allá. Es más un retrato de una mujer de hoy en día. Tiene sus inquietudes, es más profunda (cosa que a muchas de las protas en chick-lit no les pasa). Y su humor, su ironía… Es tan fácil entenderla y seguirla…

En cuanto a las referencias, me ha encantando la facilidad de combinar las typical Spanish (el novio de Falete, Lidl, la Lomana) con referencias de Shakespeare, Borges, de la economía mundial….

Y en cuanto a la manera de exponerlo, me parece magistral: desde que se monta en el barco hasta que llega a Nueva York, conocemos la historia de Susana, de cómo conoció a Pablo y a Maksin, sus amigos, su profesión, su padre, etc. y las historias que le pasan en el barco. Me ha parecido una manera excepcional de desarrollar la novela y que facilita el querer seguir leyendo. La idea de los apéndices me ha parecido muy original también.

“Susana & Co.” no se queda solamente en una novela romántica sino en una novela sobre el amor. Y no solamente de amor romántico entre una pareja, no. Amor a los amigos, amor paterno-filial, amor a dos bandas, amor del fácil de entender y del que no lo es a priori, amor shakespiriano (aquí me has vuelto a ganar, como filóloga inglesa que soy, y como amante de la metaliteratura que también), amor, amor, amor…

Bueno, que no sé hacer críticas y siento que no te puedo expresar lo que me ha transmitido "Susana & Co."

Te felicito por ser tan buena escritora porque tienes las dos cosas que, en mi opinión, debe tener toda escritora que se precie: HABER VIVIDO (así en mayúscula, porque se nota que tienes cultura, arte, del intelectual y del otro, del de andar por la vida, del de saber escuchar, del de ser amiga, cómplice, buena observadora, porque eso se nota en libro a través de sus personajes) y saber plasmarlo en el papel (que escribir lo hace lo cualquiera (hasta el padre de Jesulín por lo visto, puaaaaj) pero transmitir lo que se quiere está al alcance de no tantos).

El otro día decías que tenías miedo de que no me gustase. Pues bien, la que tiene miedo ahora soy yo. Miedo de que “Una Navidad…” sea muy diferente. Comentabas que “Susana” era tu primer libro y que el siguiente estaba como más pulido y eso, sinceramente, me da miedo, porque a pesar de que, en teoría, es algo positivo, a mí “Susana..” me ha encantado.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Susana&Co según MLO

Tengo que colgar la reseña de Susana por mi querida Minis en Autoras en la Sombra.

Es que me ha encantadoooooooooo.

Muchísimas gracias, MLO!!!



Ya he conocido a Susana ... & Co [smilie=72.gif][smilie=72.gif] por cierto,
menuda Co... :D:D:D
Bueno Kagu, te quiero felicitar porque has escrito una historia con un personal y original punto de vista sobre el amor.
Me quito el sombrero ante la capacidad que demuestras no sólo como escritora, si no como conocedora, observadora y amante, porque eso se nota, de los detalles, de la buena conversación, de la música, del arte, de la naturaleza humana, de las virtudes y defectos de tus protagonistas, de sus pasiones y su actitud ante la vida ...podría seguir [smilie=35.gif] Bueno, y cómo no, de la moda !! eres cool total :D:D:D
Te confieso que los estilismos de Susanita casi hacen que me tire por la ventana :D:D hay que ver esta niña, nos ha enseñado hasta las bragas :D:D:D como en el cole :sonrojo:

Un libro repleto de datos, pensamientos, sentimientos, sensaciones y e-mails :D
El ritmo te puede gustar más o menos, pero es bastante original , me queda la sensación de que protagonistas y secundarios son importantes por igual en esta novela, cuidados al máximo y hábilmente elegidos y puestos en escena para contar lo que en cada momento Gema Samaro quería transmitir [smilie=21.gif]
Qué decir de la representación masculina [smilie=55.gif][smilie=72.gif] para hacerles un molde, reina [smilie=60.gif]:D Qué suertuda nuestra Susi en muchos aspectos... en otros [smilie=52.gif] para la próxima vez me metes en el libro ( de polizón en el Queen Mary mismamente) que le voy a dar unos consejitos :D
con tu permiso, claro :P
No quiero terminar sin aplaudir esos puntos de humor y comentarios buenísimos :D la actitud de Susana ante las adversidades y situaciones pelín peliagudas es muy a lo Amelie :D